Blogia
Els Frikinautes

De manga viejunos: El Ángel Temerario

Según yo, en el manga existen dos autores malditos, criticables y adorables por igual: Uno es Go Nagai, y el otro es Hideo Azuma. Hoy os voy a hablar de una obra del segundo.

Nacido en 1950 en Urahoro (Hokkaido), discípulo y gran amigo personal de Osamu Tezuka (que incluso sacó su caricatura en varios de sus mangas, además de mentarlo en muchos otros), Hideo Azuma se ha convertido en un autor reconocido a nivel internacional gracias a su excelente "Diario de una desaparición", obra bastante premiada que cuenta de manera muy amena la patética vida que ha tenido que vivir este hombre, marcada por las exigencias  que tienen que aguantar los mangakas por parte de los editores y su alcoholismo. Una de las obras que menta durante "Diario..." es El Ángel Temerario, una inclasificable colección de historias que recuerdan a las obras que el dibujante de estilo manga (no me atrevo a llamarle abiertamante mangaka) Ismael Ferrer  publica en Penthouse.

Algunas de sus obras, con gran cantidad de eechi (rollo Chicho Terremoto, vaya), parecían dirgirse a pre-adolescentes calentorros - A esas edades los tíos vamos muy calientes. En mi clase lo íbamos, al menos... Ay, esos calvos a las chicas en las colonias, o el plan de salir allí a enseñarles nuestros miebros enhiestos - : dos de ellas son las que llegaron a España en forma de anime: La Pequeña Pollon y Nanako S.O.S. (Nana Supergirl), publicadas ambas en la histórica revista shojo Margaret, y que fueron muy suavizadas en su adaptación a la pequeña pantalla.

Pero Azuma hizo también manga para adultos, protagonizado por mujeres adultas y con una mentalidad abiertamente hentai (pero no era hentai en lo que respecta a la idea, no a la ejecución, que quede claro), y la obra con la que se desmelenó totalmente fué esta: El Ángel Temerario (Yakekuso Tenshi / やけくそ天使), de 1975, en la editorial Akita Shoten (que en aquella época publicaba obras maestras como Black Jack y Love from Eroica. Las tres series mentadas estan en el Top-10 histórico de dicha editorial).

Good Girl Art según Hideo Azuma

El ángel en cuestión es una hermosísima joven veinteañera con aire muy inocente (las mujeres de Azuma son todas así) de la que ignoro el nombre pero que al parecer tiene estudios, pues trabaja de enfermera en un hospital. Esta chica tiene dos vicios: fumar (incluso en la consulta) y el sexo. De hecho, su pasión por el sexo es enfermiza: se folla a todo el que encuentra y si no encuentra nada, se mete de todo: desde condones hinchados hasta barras de pan, pasando por consoladores de los de toda la vida, rábanos y piernas ortopédicas. Al parecer, durante su estancia en el hospital conoce a un muchacho huérfano y apiadándose de él, decide dejar el hospital y adoptarlo. Entonces empieza a buscar otro trabajo: primero como maestra -de educación sexual como no podría ser de otra forma - en la escuela donde matricula a su ahijado; allí descubrimos que tiene poderes sobrenaturales: por ejemplo, aumentar de tamaño en situaciones de stress (lo malo/bueno es que con su tamaño también aumenta su apetito sexual).

 

Como en la Pfeiffer en Mentes Paligrosas, pero a lo bestia

Al echarla de la escuela (bueno o se va ella, no lo sé) se mete a azafata de vielo, y lo primero que hace es restregarse con el morro de un avión. Tras algunas preipecias prueba como vendedora de panochas y... Bueno, ya os lo debéis imaginar, por lo que el autor borra la escena y la vuelve a poner de azafata. Después será incluso princesa de un reino de fantasía, wrestler, boxeadora o tenista entre otras curiosas profesiones, y conoceremos a su principal amante, que no es otro que el mismo Hideo Azuma. Y esto solo es una breve muestra del argumento!

Azuma hace esta historia con su estilo de dibujo de siempre: chicas muy bonitas y de aire inocente con hombres deformes y feos. Es estilo de Azuma resulta muy atractivo a la vista: se trata de una evolución del estilo Disney/Hermanos Fleischer de Osamu Tezuka, con un trazo suave, formas redondeadas (a veces un tanto estáticas) y fondos elaborados. Siempre he pensado que leer un manga de Azuma es como ver un anime de la vieja esceula en freeze-frame, cuán elaborado es su estilo. Y si os lo preguntáis, sí, también hizo shojo, sin elementos sexuales y bastante bien, según dicen.

Decir que el guión es mediocre es poco: este guión (?) es digno de lo peor de Ivrea, pero hay que decir que toda la obra de Azuma tiene ese aire kistch (o camp, sagún os guste más) y eso es lo que la ha hecho entrañable, como pasa con Go Nagai (qunque debo decir que si me pregutáis cuál era el mejor de los dos, no dudo: es Nagai. Ya os contaré cosas de él, ya!). Lo divertido aquí es ver con qué barbaridad nos sorprenderá Azuma en la siguiente página! Te das unas panzadas de reír... Y he dicho el guión a nivel de desarrollo narrativo gráfico, que si lo hubiera leído traducido a un idioma que entendiara, seguro que los diálogos también son la leche en patinete eólico.

Esta obra se ha publicado en tres bunkos y solo en Japón. Confieso que lo que he conseguido son scans, no los volúmenes en papel, así que no os puedo decir nada más.

Allora ciao a tutti!

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres