Blogia
Els Frikinautes

Conspiranoias manganímicas: el Síndrome Shizuka

A)  B)   C) 

Yo de ella no me reiría tanto...

Hay personajes de manga que merecen ir derechitos al psiquiatra , y aunque parezca mentira, esta es la que está más grave, más aún que casos clínicos como la doble personalidad de Saga, las ínfulas conquistadors de Freezer, la constante paranoia de su noviete Nobita o la obsesión fílmica de Tomoyo. Y no, no me estoy refiriendo a su hipocondria galopante...

[Esto NO es un doujinshi, sino un tebeo normal de Doraemon. Aquí vemos que bañarse la pone eufórica: no se molesta ni en deshacerse las coletas! Observese que en Japón ya dan fan service a los chavales cuando aquí aún les damos biberón (en las pelis largas de Doraemon simpre sale una escena de ella en micropelota picada), aunque hay que decir que cuando tenemos 11 años vamos muy calientes, y miente el que niegue que en la etapa sexto de primaria-octavo de EGB/segundo de ESO no iba diciendo guarradas por todos lados. La frase más popular entre los chicos de mi clase era preguntarle a cualquiera en cualquier momento "Tu te fotes gallardes?". Qué recuerdos...]

No, no me estoy refiriendo a eso. Me refiero a su extraña diferencia de carácter según la versión del anime que estés viendo. No sé qué coño tomaban los adaptadores, pero hay que ver como cambia la tipa esta:

La imagen A pertenece al anime de 1979-1981 (o algo así): La llamo la época "Pequeña Lulú" porque aquí Shizuka me recuerda a la versión anime de la prota del popular cómic americano (único caso en que esto se ha dado: un cómic americano en versión anime japonés, que no manga). En esta era, Shizuka tenía una considerable mala leche: en algunos capítulos se reía de Nobita en la cara sin molestarse en disimular, se metía en las peleas en lugar de evitarlas y estaba REALMENTE loquita por el gaforras (quizá se reía de él por ser cruel, como hacen algunas novias): en un episodio incluso le marca el territorio a cierta pretendiente de Nobita, una robot, con una mirada asesina brutal, en otro se pone roja ante él y se pone a hacerle manitas en medio de la calle, se enfada porque se piensa que Nobita se va a morir y desués le grita "te odio, te odio" y le tira cosas... El comportamiento típico de una novia obsesiva!

Por lo que respeta a las burlas, Nobita llegaba al extremo de vengarse de ella como haría con Gegant y Suneo en un par de episodios. En uno en concreto, Shizuka propone a Suneo asustar a Nobita con una caja sorpresa diciendo "me se de uno que se va a asustar mucho". Nobita se vengará de ella con una caja sopresa gigaante escondida en su buzón. Mientras ella llora tirada por el suelo, humillada, él se peta y le dice a Doraemon "Ahora me siento mucho mejor". Un poco como esa copla horrible de Camela:

"Que t'has burlao de mí/ que pasas por mi lao pá haserme sufrí/eso que m'has hesho un día lo pagaras/porque el amó que tu tiées un día de dejará/ y yo te dirñe que no t'aserque a mí/ me quedare sonriendo para verte sufrí" (os juro que la he oído una sola vez en mi vida y me aprendí la letra. 5 minutos repitiendo esto. ODIO CAMELA!).

Peor son los casos en que hace putadas a su madre, como en uno en que se hace un muñeco de ella y lo tira por la ventana para asustarla o bien cuando simula un incendio madiante una especie de RV para probar que en caso de catástrofe, el instinto lleva al ser humano a salvar a sus crias antes de nada (le sale bien. Nobita lo prueba también y le sale DEMASIADO bien).

En fin, que la niña era un trasto. No era un caso tan extremo de repelencia como el de Yumeko, pero un par de hostias sí se merecía la nena. Lo malo aquí es que en algunos episodios se comportaba igual que en la versión B que veremos ahora, por lo que pasaba de ángel a diablillo (pero siempre ella) de un capítulo a otro, lo que hace dudar de su equilibrio mental.

 

La imagen B pertenece a la versión mediados de los 80-2005. Aquí nuestro personaje dió un vuelco a su carácter y se convirtió en Santa Shizuka Bendita, patrona de todo lo bueno, lo dulce, lo kawaii y lo generoso, imperturbable ante la adversidad, amiga fiel, inocente, cariñosa (ha besado varias veces a Nobita y en una ocasión incluso a Nobita, a Gegant y a Suneo uno tras otro. Algo no muy propio de una mujer japonesa tradicional...) y no sé cuantas virtudes más, capaz de llorar por un amigo y de luchar por él hasta la extenuación (como en el " típico capítulo de cumple del prota" que os conté hace un tiempo). En fin, una santa hembra hasta el punto de la náusea.

Si la comparamos con la versión anterior, en las versiones más modernas de los episodios que refiero, Shizuka o no se ríe de Nobita o lo disimula lo mejor que puede, y la peor broma que le hace es decirle que la casa se le quema (les dice a Gegant y Suneo: " Sois muy malos. Nobita es muy sensible; se le tiene que hacer una broma suave y decirle enseguida que es una farsa". En efecto, le hace la broma y por medio de un invento de Doraemon, la pobre se ve obligada a intentar quemarle la casa mientras le dice "Sujétame, Nobita! Tengo que Hacerlo! No me pares! Pero sujétame, hombre!"). A su mamá ni tocarla, claro: de hecho cambiaron un episodio entero del manga para que en lugar de pelearse ella con su madre lo hiciera Gegant con la suya. Doraemon incluso le pida ayda a ella para que los chicos vuelvan a sus casas! Se ve que Shizuka está libre de pecado o algo.

Este compendio de las virtudes humanas también ha cambiado en su relación con Nobita: menos obsesiva y gamberra y más cariñosa y comprensiva. A veces incluso demasiado

Así pues, a esta Shizuka se ve que la trataron con Valium 3 para que que se tranqulizara un poco.

 

La imagen C pertenece a la actual versión del anime. A parte de teñirle el pelo, su carácter a pasado a ser algo intermedio entre las otras dos, más próxima a su versión inmediatamente anterior que a la antigua: es dulce y capaz de sacrificarse, pero hay que empujarla un poco. Digamos que es como la anterior, solo que con defectos: peca de un poco egocéntrica y agresiva. Se parece mucho a Lisa Simpson, solo que menos neurótica y brillante (y más sopotable: a mí Lisa nunca me ha caído bien). Tembién está menos "enrollada" con Nobita. De echo parece que según se ha visto en algunos episodios, éste no se le declara hasta la edad adulta, cuando, directamente le trae el anillo de pedida y ella como que dice "Ya era hora, collons!" y listos, ya tienes mujer.

Digamos que es la anterior, pero tratada con Prozac para darle más vidilla.

Así pues, vemos que cambia mucho con el curso del tiempo. Mi suposición es que la primera versión se acabó considerando poco femenina y políticamente incorrecta, por lo que decidieron darle un toque dulce/repelentillo para aforntar la supertotal década de los 80, entre cortes de pelo a navaja, hombreras y música de Duran Duran y Spandau Ballet. La cosa tuvo éxtiro y se mantuvo hasta el 2005, cuando se decidió remodelar la serie.

Todo este rollo sería algo inútil a todos los efectos si no fuera por un importante factor. El síndrome es contagioso. Muchos personajes de manga y de anime (y no tan solo de manga y anime) han cambiado de carácter por arte de magia respecto a otras de sus versiones: de malandrines han pasado a buenazos sin motivo aparente y estando este cambio fuera del guión. Es el "síndrome Shizuka", y entre otros, aqií tenéis 4 ejemplos:

Charles Montgomery Burns: El Sr. Burns era el símbolo de toda la maldad que puede esconder una persona adinerada: sociópata, asesino, nazi, traficante, esclavista, violador, ladrón, traidor... Y no se sabe por que, por arte de bibibirloque, se ha convertido en un anciano malote pero entrañable. Solo hay que comparar "Quién mató al Sr. Burns" con un episodio actual para verlo.

Saori Kido: En el manga era un chica detestable que aplicaba su autoridad sin preocuparse de sus caballeros hasta el final de la saga de las 12 casas. En el anime, se disculpa enseguida de los abusos que cometió de pequeña y parece incluso una líder fiable (no lo es).

Yoko Shiraki: En el manga y el primer anime de Ashita No Joe, Yoko es una reina de hielo, fría, distante, vengativa, egocéntrica a su pesar y cruel (en el anime lo era una miajita menos) hasta que la adversidad la une con el joven boxeador protagonista. En la segunda versión del anime, Yoko es una mujer noble y decidida. Fría pero menos dada al exceso vengativo que su versión anterior. Una adversaria formidable, sin duda.

Ameria Will Tesla Saillune: Esta chica de pechos saltones (como decía el tito Jeparla), hermana manor de la mazicísima hechicera Naga sufre de una variente del síndrome Shizuka llamada "amor en movimiento". En el manga, Ameria jamás tiene novio, pero en el anime está enrolladísima con Zelgadiss, sin comerlo ni beberlo, y es que en ningún momento lo justifican. De hecho, el romance de ambos ha pasado al cánon sin ser parte de éste!

Si me acuerdo de más, continuaré la lista. Por ahora, me largo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

scaramanga -

Lupus: Ya caerá, ya, que hay un buen puñao de tíos que merecen un análisis a fondo, hay algún personaje de Oliver y Benji que lo voy a mandar al diván.
... I força al canut!

Penny: Saori enaguas de paraguas, que la llaman en Latinoamérica. La diosa pija. Es que quien no haya visto la serie no podrá entender jamás lo que es ser odioso.

Sobretodo quiero remarcar que esta sección es de cosnpiranoias: yo jamás he odiado a Shizuka. De hecho es uno de los personajes femeninos de manga que me cae mejor. Pero está muy pirada la pobre...

Pennywise -

No recuerdo a la Shizuka borde aunque si he visto episodio con el primer dibujo tan horrible. La verdad es q era demasiado ñoña la pobre, la tercera serie no he visto nada.
Kaori es odiosa y punto pelota aunque Seiya tb asi que se merecen el uno al otro xD

Lupus Sigarrensis -

Je je, como te gusta "destrozar" a los personajes, mediante tus profundos analisis.
Primero Yumeko y ahora Shizuka, a ver cual será tu primer personaje masculino a ser analizado.

Salut
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres