Blogia
Els Frikinautes

Crónicas del CEFPIFST. Misión 1; Contra el Dr. Nie: Acto 0


Kingston, Jamaica

Tres marineros tullidos se dirigen hacia el puerto. Se ayudan mutuamente, y van pidiendo caridad. A uno, que va delante, le falta un brazo; el segundo tiene una pierna inutilizada, y tiene que usar una muleta para aguantarse. El tercero es tuerto. Se diría que los de delante y detrás ayudan a aguantarse al del medio, que es el único con problemas de mobilidad. En esta década de los 80, el ejército y la policía jamaicanas están teniendo muchos problemas de corrupción interna, y a veces se abandonan a su suerte a personas que han estado haciendo servicio activo por S.M. Isabel II. Quizá sea el caso de estos tres desdichados.

Poco antes de llegar al muelle, se paran al encontrar algo. Es un cartel de bronce, antiguo pero impecablemente conservado que pone "Kingston's British
Gentlemen Club". Se trata de una lujosa institución fundada años ha por militares, explotadores de la caña de azúcar y otras yerbas. Allí, un grupo de 5 personas
están jugando al Whist: Un general retirado del ejército británico, Sir Godfrey Harrington, soltero impenitente destinado durante muchos años en Jamaica;
Mr. Oliver Huddersfield, presidente de la compañía cafetera Blue Mountains' Glory; el Dr. Calvin Warren, eminente geólogo, director del Colegio de Geología
del Mico University College; el joven y prometedor productor de discos Justin Ridgewell, propietario de la Rainbow Records, líder mundial en reaggae y expandiéndose hacia otros países y estilos musicales, y por último, el Dr. Dennis Garrett, prestigioso neurólogo y único negro del grupo (desde la independencia se permitió a los negros ser miembros, no solo camareros y stewards. Sin embargo, seguía habiendo cierto racismo latente, y de 150 miembros, solo 3 eran negros, y uno de ellos era el Governador...)

La partida está siendo muy igualada, pero parece que Garrett lleva ventaja. Sin embargo ésta dura poco. Un steward se acerca y le dice algo al oído. Garrett se levanta.

"Gentlemen, debo dajarles por hoy"

"¿Otra vez, Dr. Garrett?" Pregunta Sir Geoffrey "Es la tercera vez esta semana"

"Tengo un caso urgente. A un paciente mío se le ha empeorado de golpe un tumor"

"Qué contrariedad", dice el ex-militar, con fría pero sincera cordialidad "Pues espero que no sea nada, querido amigo"

"Sí, como los dos de antes", Huddersfield, de espaldas a Garrett va musitando. "Deja que los negros tengan estudios para esto"

Ridgewell, delante suyo le ha leído los labios y le da un patadón en la entrepierna.

"Cuando lo siento, Mr. Oliver. Esta solana me pone la pierna morena y a veces se irrita"

Huddersfield no dice nada. Sabe que la ha cagado.

"Justin", dice Garrett "Reparte lo que he ganado entre los otros, ¿vale?"

"No problem, Denny"

"Parece usted una bonoloto" dice el el Dr. Warren "Se lleva los impuestos y los devuelve a los que tienen churro".

"No crea que les dejaré las cosas tan fáciles la próxuma vez, Dr. Warren", sonríe Garrett.

"Eso está por ver", le replica Warren. Todos ríen.

Garrett se va a grandes zancadas por el sendero que adraviesa el jardín. Al pasar por delante del cartel, repara en los tres menesterosos
y casi sin pararse les deja 5 dólares jamaicanos.

"Aquí tenéis, hermanos"

"Gracias, mon, y adiós"

Cuando ha pasado de largo, el marinero del medio mueve milagrosamente la pierna mala, agarra la muleta y pulsando un gatillo que lleva en el mango, dispara tres veces por la espalda a Garrett. Cuando está en el suelo, al manco le sale un brazo con una Luger semiautomática en la mano y lo remata de un tiro en el cráneo. Nadie ha visto ni oído nada. Las matas del jardín y el cartel han tapado la operación y los silenciadores han funcionado bien. Una destartalada furgoneta con la dirección de una lavandería se para ante el lugar de los hechos.

"¡Joder, tíos, subidlo ya!", dice el conductor a los falsos lisiados. [Corrección del CEFPIFST: De hecho, el tuerto lo era de verdad]. Éstos lo suben a la furgoneta. Tapados por ésta, vuelven rápidamente a lisiarse y cuando se va, los tres marineros siguen pidiendo limosna.

----------------------------------------------------------------------------------------------

Kingston, tres horas después

En la casa del Dr. Garrett, su esposa y enfermera, Corina, está escribiendo algo en un sofisticado IBM PC.

"Agente Garrett 3 horas miss. Temo por su vida. Requiero respuesta ASAP"

Pulsa "intro" y el mansaje se envía vía arpanet. Se levanta para asomarse a la ventana. Corina no puede evitar gritar. Hay un tuerto mirándola.
Un punto de luz. No verá nada más. Nunca. Los tres extullidos entran en la casa y se aproximan a un fichero lleno de discos de 5" ordenados
por orden alfabético. Uno de ellos reza "Nie, Dr." Se lo llevan. Trabajo limpio.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Barcelona, madrugada, media hora después

"Señor, la agente Garrett no responde a nuestros mensajes, y ya hemos comprobado que las conexiones son correctas"
"Creo que nos han volado la fachada". Quien habla es Quinton Mutombane, sudafricano, jefe de Estado Mayor del CEFPIFST y, con el permiso de
éste, representante de Nelson Mandela ante varios gobiernos que se oponen al Apartheid y que saben que éste se precipita hacia su fin.

"Me temo que debemos enviar a la Omega..." Dice Mutombane "Pobres chicos. ¡Localizadme al que esté más inmediatamente disponible!".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Muramasa -

Bona feina, tito!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres