Blogia
Els Frikinautes

Sustos frikis: Las cosas raras que nos asustaron

 

Un comentario de Pennywise sobre Pingu me ha llevado a escribir esto

Fobias. A todos nos pasan. Yo la sufro a las arañas y a la mayoría de insectos. Superé la fobia a los payasos y a los tíos disfrazados de mascotas apestosas, pero siguen dándome grima...

Bah, chuminadas. Estas son muy comunes. La verdad es que tengo otros miedos. Y son de lo más rebuscados!

Podemos empezar por algunas portadas de discos. A quién le pueden dar miedo las portadas de discos? El zombi de Iron Maiden es de lo más simpático, por ejemplo y no dá nada de miedo. Pero hay algunas que... Hablaré de un caso particular. Se trata del caso del single de una curiosa canción llamada "I want my baby back".

Mirad, me voy a enrollar mucho para que tengáis un background, que dicen los modernetes: a finales de los 50 y principios de los 60, concretamente en 1959 un teen idol norteamericano llamado Mark Dinning creó una aberración musical llamada "Teen Angel", cuya letra narraba la muerte de una pobre muchacha: el coche donde van ella y su novio se cala en un paso a nivel justo cuando viene el tren. Consiguen huir, pero repentinamente ella vuelve para el coche y el tren le entrega un fin al estilo Troma Productions. Al levantar el cadáver (o lo que queda de él), ven que en su mano apretaba el anillo de instituto (anillo baratejo que daban en algunos institutos americanos a los chicos para que se lo dieran a su novia) que se había quedado en el coche. Ooooooh! Qué bonito! Ooooooh! Qué tía más gilipollas, por dios! El éxito del tema llevó a hacer un montín de canciones de muertos: algunos – los menos - son temazos de primerísima calidad, como el patético pero excelente “Tell Laura I Love Her” (novio que se apunta a carrera de turismos para ganar dinero para anillo pero allí la palma pobrecillo) o ese peazo de tema que es “Last Kiss” (y su gran versión de Pearl Jam) o “Leader of the Pack”. Pero hubo cada mierda… En “Death Of An Angel”, en medio de la canción oyes a un tío que finge estar llorando y notas sin esfuerzo como se le escapa la risa entre los supuestos sollozos, en “The water was red” un tiburón mata a la chica y el maromo salta al agua, pilla al bicho, se lo carga a puñaladas y se queda la aleta como trofeo (a ese tendrían que haber contratado en “Tiburón”, coño!). Ya entonces aparecieron parodias como “Leader of the Laundromat” (la líder de la lavandería), de los Detergents. En 1965, un tipo muy cachondo llamado Jimmy Cross decidió que era hora de  acabar con tanto rollo e hizo otra parodia, ésta absolutamente enloquecida: “I Want my baby back”, en la que volviendo en coche de un concierto de los Beatles, el prota se la dá contra el mismísimo Leader of the Pack antes mentado. La chica queda descuartizada, con los trocitos esparcidos por la carretera. Total, que al no poder superar la muerte de su novia, el chaval profana la tumba, abre el ataúd y… Al final oímos el estribillo, cambiando “what” por “got” y sonando como si se estuviera cantando desde un sitio cerrado y muy estrecho. La controversia que causó este single mató al subgénero de canciones de muertes, que tan solo aparecieron muy esporádicamente (como en el caso de  la horribilísima Honey, de Bobby Goldsboro, que es la canción que Robotnik usa para torturar en el vídeo de mi anterior post, y que está en todas las listas de peores canciones de la historia). En 1978, se reeditó “I Want My Baby Back” para conmemorar su nombramiento oficioso como peor canción de la era del rock. Para ello se contó con una nota del mismo artista agradeciendo el honor (desgraciadamente falleció al cabo de un par de meses. Se dijo que en realidad J.C. no existía y que se trataba de un pseudónimo del gran cantautor Harry Nilsson, el de "Everybody's Talkin'", gran amigo suyo) una portada exclusiva y dios que portada (ya era hora, eh!): en blanco y negro vemos un dibujo deliberadamente cutre que muestra al maromo de la canción, en el momento de encontrar el ataúd. Su horrible rostro muestra las facciones de un hombre muy tarado que se mira el ataúd con gesto serio y una ojeras espactaculares. Parece que en cualquier momento vaya a levantar la vista para mirarnos y decirnos “Qué haces aquí, eh!” para después atacarnos con la pala. Su indumentaria (mono con tirantes y camiseta blanca, al más puro estilo redneck) tan solo refuerza el terror que rezuma este personaje. Al principio no me daba miedo, pero una noche soñé que oía la canción una y otra vez, y veía esa portada acercándose a mi rostro… Jamás he querido volver a verla. Buscad el nombre de la canción en el Google Images, porque de verdad que no quiero volver a mirar esa imagen.

Otro dibujo que me acojona era uno de un cancionero infantil. Ilustraba la canción “Margarideta Lleva’t de Matí”: la tal Margarideta estaba en una cama, tenía ojos romboides en blanco (y no parecían estar cerrados), y boca en forma de rombo también, lo que le deba un cierto aire a la máscara de Michael Myers. Eso sin contar la mirada asesina del sol que se asomaba por la ventana. Si en lugar de esa canción hubiera habido la partitura de Halloween (tini-ti-ti-ni-tini-tini-tini-ti-ti-ni…) hubiera funcionado mejor.

Y qué decir de los anuncios: sabed que llegué a fundar una asociación en en mis inicios en internet llamada “Asociación de Damnificados por el Payaso de Micolor” (ADPaM). Lo único que recuerdo es cómo chillaba y lloraba y corría a esconderme bajo la cama preso de genuino pánico. Y los gérmenes de Pato! Un acojone de cojones! Los he visto hace un momento (los originales, los que eran de goma) y con razón me cagaba.

Hablando de la tele, también me dio miedo E.T., pero se me fue enseguida. Ahora lo encuentro adorable, como todo dios. Lo que me mantuvo cagao fue una cosa que aparecía a diario antes de que empezaran Los Mundos de Yupi: se veía un cruz rosa sobre fondo celeste. De ésta se formaba una caja y de ella salía muy lentamente un muñeco de esos con muelle aguantando un cartón. Al llegar a la altura de la pantalla, en el cartón se mostrba la programación infantil del día. De fondo se oía una canción circense que acababa con un tin-ti-rin-tin y un sonoro POP! Al principo solo me inquietaba un poco, pero un buen día los de la tele tuvieron problemas y acabada la canción (que solo llegaba la final algunos días, normalmente cortaban antes) allí se quedaron muñeco y catón, fijos. Y yo esperando. Entonces, creo que debió haber un problema de sonido, porque de pronto, al cabo de un par de minutos se oyó de nuevo: POP! Fue como un screamer de esos que te envían a veces. Corrí hacia la cama de mis padres y me metí debajo. Al cabo de unos días, para chincharme, mi madre me cantó las últimas notas de la cancioncilla (pero sin POP). Me cabreé y ella se partió de risa.

Y ya que hablamos de tele, conocida es ya por vosotros (al menos por Penny) mi afición por los logos (visitad CLG wiki en los enlaces del blog para ver mis contribuciones a esta web de aficionados a los logos: escribo bajo el pseudónimo de bigladiesman. Me encontraréis en Spanish Logos seguro). En mi época infantil siempre me inquietó el de la productora Starry Night, en el que se ve una imagen de Chicago por la noche, aparece un cometa, estalla con un CLAP!, y mientras salen todo de estrellas se oye un maníaco partiéndose  la caja. Un tipo dijo una vez que el logo representaba a un chuloputas que le pegaba una gofetá a una de sus chicas en Chicago y se petaba de risa (lo decía en cachondeo, claro. O no?). Y la musiquilla de la cortinilla de la publicidad de TV3? Sí, la de los tres bastoncillos simpáticos! Qué miedo, oiga.

Y tantas cosas ridículas más… Me gustaría que dejárais también vuestras fobias peculiares. Creo que nos podemos reir mucho juntos.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

scaramanga -

Yo, la peli esa de Fred Savage la odio, sobretodo la escena de la manteca de cacahuet. Ha sido única vez que he vomitado con una peli.
Y ese título: Chicos Monsters.

Has visto alguna vez "The Wizard", Penny? Es un mega-anuncio de Nintendo, amado y odiado a partes iguales.

Yo ya os digo: los payasos me dan aún mucha grima, pero lo que es miedo, ya no... Es ni el de It lo logró (pero el niño que guiña el ojo desde la foto SÍ!!!!), aunque reconozco que Pennywise (el de la peli, eh! Penny y yo sabemos de quién hablo) es un villano cojonudo. Grande Tim Curry.

Pennywise -

Yo aun sigo teniendo fobia a los payasos en general. Así terrores más frikis no recuerdo, pero soy el tipico que se tapa hasta la cabeza por si acaso, no dejo que mis pies se salgan de la sabana y odio dejar la mano colgando por temor a que alguien me la coja. Eso me recuerda a la película de Fred Savage de los monstruos del armario. Se supone que era para niños pero es traumatizante, con ese malo que le peta la cabeza brrrrrr

scaramanga -

Y tan común: hay un famoso rapero que les tiene tanta fobia que al parecer, si ve uno, lo atacará sin piedad, de manera 100% instintiva, al percibirlo como una amenaza!

Me pregunto si a alguien mes le inquietaba la Marga dormilega esa.

Per cert, OtaklUB va una mica buit, últimament. A veure si entre tots l'animem una mica.

Muramasa -

Bueno, fobia a los payasos es algo común. Pero de mayor uno se pasa el día haciendo el p'allá-so.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres