Blogia
Els Frikinautes

Cartuchines

Hace la tira de tiempo, los de Hobby Consolas tenían una sección para piques, un poco como uno de esos "flame pits" que dicen los anglosajones (foros donde la gente se puede quedar bien a gusto, para entendernos). Durante esos piques (hacia el final de la era de los 16 bits), algún fanboy profeta de Nintendo re-escribió la canción de un anuncio de champú de la tele diciendo algo así "Es un rollo jugar con juegos de CD/ son caros, aburren y eso no está bien" para chotearse de Sega. En algo estoy de acuerdo con esta lumbrera: es aburrido coleccionar juegos de CD, DVD, BluRay, HD-DVD o loquesea. Todos son iguales... De diseño de formato. Lo que quiero decir que me pasa como a los coleccionistas de vinilos: me resulta algo aburrido abrir un juego o un disco de músíca sin esa excitación que recuedo haber sentido de pequeño al chafardear los LPs de mis padres y examinar las carpetas, las etiquetas, o ver si los discos eran de otro color que no fuera el negro (mis padres tenían uno doble que un disco era amarillo y el otro era verde). Más mayor, me pasó con los videojuegos. Ahí quiero llegar. Siempre me he sentido atraído por el mundo del cartucho.

En efecto. Me gustaba ver los cartuchos exóticos, que rompían con lo que había visto; ver si las compañías cambiaban de formato o seguian sacando cosas curiosas. Desde que era bien joven me han atraído los cartuchos como piezas de diseño industrial, y cómo estos creaban una imagen de marca. Incluso habían diseños que causaron cierta polémica. Vamos a analizar distintos tipos de cartuchos de Mega solo porque soy tan friki que me preocupo por observarlos. Estos son los que llegué a ver:

El cartucho Sega PAL estándar: Pues eso. Un cartucho negro con una etiqueta. Nada de especial, no?

El cartucho japonés: Si en vuestro videoclub habitual - o si disponiais de pelas para compraros uno de importación - tenían juegos japoneses, quizá os debía sorprender que la primera vez que alquilasteis uno os dieran dos cartuchos puestos uno encima del otro. Y después al mirar el cartucho de arriba os encontasteis que el cartucho japonés tenía una forma muy distinta al europeo: redondeado, con franjas en relieve por los lados. Mis recuerdos jugando al Dragon Ball Bu Yu Retsuden con dos cartuchos copulantes son de los que no se borran. El cartucho de la foto también lo tenían en mi videoclub habitual: Majikaru Hatto no Buttobi Taabou! Daibouken , basado en un anime del Studio Pierrot, si no me equivoco. Aquí nos llegó con muchísimos cambios grádicos como Decapattack, juego que poseo en mi colección de Mega.

El cartucho yankee: No os lo creeréis, pero jamás jugué a la versión PAL del Sonic 3. Siempre jugué con la versión NTSC de la Genesis con  otro cartucho debajo. En esa época me parecía raro que los cartuchos de Genesis fueran iguales que los de Mega Drive y sin embargo no funcionaran. Supongo que fué entonces cuando los clientes del videoclub del barrio empezamos a pensar en los juegos que nos habíamos perdido por no llegar a Europa.

El cartucho del Spiderman & Venom: Maximum Carnage (sí, ese de la izquierda): Me siento honrado de haber alquilado uno de los juegos más buscados actualmente  por los coleccionistas. Este juego de Spidey (con Veneno!) estaba contenido en un cartucho estándar de Mega... Solo que éste no era negro, sino rojo. Era un homenaje al villano del juego: Matanza (Carnage), la combinación del simbionte con un psicópata, y uno de los pocos (con el Sonic & Knuckles, del que hablaré enseguidita) que varió el aburrido panorama cartuchero estándar de Sega.

El cartucho del Sonic & Knuckles: En su momento fué una pasada. Un cartucho que podía modificar otros cartuchos para poder jugar con un nuevo personaje! Y que contenía un juego distinto de Sonic si lo ponías solo! Y encima contenía otro juego secreto! WOW! Para los que no tuvimos un Action Replay o un Game Genie para modificar juegos eso fué lo más innovador desde que se inventaron la Fairchild Channel F (ya os contaré sobre esto, ya!). Otro cartucho copulante, aunque entonces lo llamaban "tecnología de ensamblaje".

Y aluego endespués estaban los cartuchos de las terceras marcas, algunos de los cuales empezaron siendo ilegales, logrando la legalidad en los tribunales.

Los cartuchos Ballistic:

Uno de los primeros juegos que alquilé (recuerdo que el primero que alquilé fué el Taz-Mania) se llamaba Onslaught, y me llamó la atención porque iba en una caja de cartón. No funcionaba. La única vez que me ha pasado en cualquier consola. Al tío del vídeo, un vecino nuestro, sí le funcionaba, y nunca supe el por qué hasta... El  9 de julio de 2009, cuando buscaba información para seguir con este artículo, que estaba atascado. Resulta que el juego no era licenciado, y no funcionaba en Megadrives posteriores a 1991. La forma era la de los cartuchos Accolade - que podéis ver en el  juego de arriba, de la misma compañía -, de los que os hablaré ahora.

Los cartuchos Accolade: Creía que los vi por primera vez cuando adquirí el juego Bubsy the Bobcat (que en la época era bueno, pero visto ahora resulta bastante flojo), pero en realidad los vi cuando me alquilé el Onslaught. Eran más largos que los normales, pero más estrechos, tenían unas franjas horizontales en los lados y se estrechaban por la parte de arriba. Estos cartuchos provocaron una gran batalla judicial entre Sega y Accolade, porque al principio no estaban licenciados, juicio que ganó Accolade.

Los cartuchos EA: Estos provocaban discusiones en los patios de los colegios, y es que a pare de ser más largos y estrechos que los normales, todo el mundo pretendía saber sin ningún atisbo de duda qué escondía el cachito amarillo con el logo de la compañía a la izquierda del cartucho. Era un chip que permitía jugar con esos cartuchos en la Super? Eran juegos piratas? Era para hacer trucos? Para guardar partidas? Tenían un regalo dentro? Nada de eso: los de EA simplemente se hacían el chulo  sacando su logo destacado en el cartucho. Qué decepción, no?

Los cartuchos Codemasters: De forma casi semicircular y más pequeños que los normales, parecían hundirse dentro de la consola. También empezaron siendo no licenciados. Alguno de ellos contenían entradas extras para conectar mandos adicionales, y así te ahorrabas el multitap.

Y, de momento, tararí que te ví.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

scaramnaga -

Estimado José Ignacio:

Es posible que Javi me pase los mp3 un día de estos. Hoy se ha puesto en contacto conmigo. En cuanto me lleguen te los paso (o te los pasará él).

José Ignacio -

Para empezar por si scaramanga me lee, tengo entendido que un usuario llamado Javi le pasó unos mp3 del casete del inspector gadget. A él le he escrito al correo que dejó pero no obtengo respuesta. No sé si es que está de vacaciones o algo o no le llega e correo. Scaramanga, tengo entendido que te los pasó a tí también. Agradecería si me estás leyendo él o tú que me los pasara a este correo: na_fegr@hotmail.com


Hablando de este link, yo de cartuchos solo recuerdo los de mi MSX que aparte la mayoría de juegos eran de casete (cassette) y las cargas eran de esperas de 5 minutos o más. Los cartuchos cargaban instantáneamente...

Muramasa -

Los únicos cartuchos que he conocido son los de NES, SNES y N64. Además de los de GB, GBC, GBA y NDS.

scaramanga -

Ooooye, pues me encanta la idea! Apuntada queda, Penny, y gracias.

Pennywise -

Siendo Megadrivero casi no recuerdo cartuchos raros(el Sonic y Knuckles no llegué a alquilarmelo) pero desde aqui te propongo articulo sobre juegos de futbol VARIADOS de los 90. El Fever Pitch Soccer era la puta caña.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres