Blogia
Els Frikinautes

De manga viejunos: Midnight

En los 80, a pesar de ser ya una leyenda, Osamu Tezuka seguía trabajando a destajo, pero quizá tuviera más exito como animador -a pesar del revés que recibió con el remake de Astroboy, serie de gran calidad pero demasiado dramática y seria para el gusto de Tezuka, que no pudo dirigirla de cerca. Él deseaba hacer una parodia de su personaje al estilo de Dr. Slump, que le encantaba - que como mangaka. Así y todo, seguía haciendo buenos mangas que a dia de hoy son muy bien considerados: "Unico" (un manga para párvulos encargado por la compañía Sanrio que cuenta las andanzas de un pequeño unicornio), "Prime Rose" (una aventura mágica, protagonizada por una chica que ya había aparecido en un hentai suave que se atrevió a hacer el hombre de la boina) o "Nanairo Inko" ("El periquito arcoiris", sobre un actor que hacía de ladrón de guante blanco a horas perdidas. Se trataba de un homenaje de Tezuka al mundo del teatro, que amaba); y tambén seinen de lo más interesantes: "Gringo" (crónica sobre el secuestro real de un empresario japonés en Centroamérica) o "Bomba!" (historia de un chaval capaz de invocar a un caballo que mata a los que él odia), a parte de ir terminando sus clásicos "Buda" y "Fénix".

Entre estas obras se encuentra una realmente fascinante: "Midnight", uno de aquellos shonen que se acerca mucho al seinen, quedando como algo intermedio entre ambos tipos de manga. Midnight es un joven - cuyo nombre real creo recordar que no llega a revelarse -  que conduce un taxi por Tokyo, exclusivamente de madrugada. Tuneador experto, su taxi tiene una serie de gadgets tipo Speed Racer/Meteoro que le permiten defenderse de cualquier peligro: resortes para saltar, asientos eyectables o un potente nitroso que le permite pillar velocidades de vértigo. A parte, tiene un gran conocimiento de la mente humana, hacendo de psiquiatra eventual para varios de sus clientes (como en los bares de barrio. De hecho, el "psiquiatra eventual" de Midight es un anciano barman). Y en tercer lugar, de tanto en cuanto hace de justiciero urbano. Sus motivos son claros: él era un cani de esos que se pasan las noches en el Chásis o el Malalts de Festa chuleando a las gachís e inflándose de coca con yeso y anfetas adulteradas (a estas horas y en el día de hoy hay un puñado de estos: hace un rato mi padre me ha dicho que esán las calles de L’H infestadas de urbanos. Por algo será tal despliegue, no?) que se enamoró de una inocente estudiante de instituto. Su amor fué correspondido, pero en su primera cita quiso demostrar lo bueno que era con su Chopper modificada y se metió un lechazo que le dejó malherido a él y en estado de muerte cerebral a ella. Consternado por lo ocurrido, una vez recuperado recorre las mejores consultas médicas del país en busca de ayuda para su chica. Finalmente encuentra una. Si hablamos de Osamu Tezuka enseguida deducimos cuál: la de Black Jack (Midnight se puede considerar como una secuela de este celebérrimo manga. Ambos personajes se parecen físicamente y en el carácter). Tras decirle varias veces que no (mítica la justificación: "Esto es un manga, sabes? A mí los milagros me los hace obrar Osamu Tezuka. Del resto, me lavo las manos"), encuntra una vía por la que se podría recuperar a la chica, pero el tratamiento cuesta unos 100.000.000 de yenes. Así que el tío empieza a trabajar.

Midnight esperando la llegada inminente de anamorfósis crónicas

Las historias son independientes entre si, y abarcan varios géneros: acción pura y dura, ciencia-ficción, terror, enredo humorístico, flashbacks y dramas de varios tipos (familiares, eróticos, ecológicos...), por lo que hacer una trama más allá de lo que os he puesto es tontería. Lo que vale la pena es el final, uno de los mejores que jamás creó Osamu Tezuka. Como no creo que os compréis el tebeo, os lo pongo en blanco:

SPOILER ENOLME, OIGA!

Midnight encuentra la oportunidad para reunir toda la pasta enfretándose a unos mafiosos. Los vence solito, pero en su ataque a su sede provoca que se le caiga el edificio encima y es aplastado por los cascotes y las vigas. Vivo cerebralmente (retribuciones del destino, sí) pero con el cuerpo casi literalmente descuartizado, Black Jack, que se había enterado de lo que ese tío iba a hacer para pagarle una operación realmente imposible decide que ese chico vale demasiado para acabar así, y tras ver que lo de la chica no tiene remedio repite la primera operación que hizo en su serie: trasplanta el cerebro de Midnight al cuerpo de la chica y le modela la cara  y el pelo para que sean ligeramentr parecidos a los del taxista. Resultado: Midnight se convierte una mujer preciosa con su cerebro (y con sus recuerdos, solo que muy difusos y casi olvidados) y con el cuerpo de su amada. Se cambia el nombre al de Maya - que ya son ganas de ponerse nombre de insecto - y decide ir a la universidad y convertirse en alguien de provecho: el cani repelente se ha convertido en una brillante y guapísima estudiante de psiquiatría. Tiene un brillante futuro por delante, mucho por vivir y mucho que olvidar.

Este manga fué publicado entre 1986 y 1987 en Weekly Shonen Champion, de la editorial Akita Shonen y se recopiló en 4 volumenes. Su estilo de dibujo es el del shonen-Tezuka tardío, una especie de mezcla entre su estilo "de toda la vida" (influencias de Fleischer, personajes muy redondeados) y su estilo seinen de los 60-70, en una proporción 25-75% (me lo invento, pero es tal como lo veo). No resulta tan agradable a la vista como su estilo tradicional (que tenía un irrestistible encanto kistch y además era una monada), pero a nivel de historia resulta más comodo de leer. La versión en francés ha sido editada por Asuka (no es una señora, es una editorial, que conste).

Esta manga me ha llamado la atención por la combinación de escenas de acción trepidante con pasajes calmados y lentos de leer. Es una obra que dá mucha importancia al diálogo entre personajes y a su strip-tease psicológico. Resulta muy chocante ver un capítulo en que se muestran escenas de profunda introspección seguido de otro con una batalla campal en medio de una carrtera comarcal en la que incluso se disparan misiles (uno de ellos es el mismísimo Astroboy, que al parecer había confundido el lanzamisiles con el ventanuco del barco del Capitán Vinagre, a quien Astro le quiere dar un par de yoyas por no haber matado a Delfy de una furcia vez en casi 20 años). Es una lectura interesante (pero no imprescindible) que gustará sobretodo a los fans de Black Jack.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

scaramanga -

Totalmente psicotrópico y abracadabrante.
Había leído que era inesperado (yo pensaba que al final, Midnight reultaría ser un muerto viviente o un fantasma, rollo El Sexto Sentido, y que la chica se recuperaría). Cuando lo vi, aluciné por un tubo.

Pennywise -

Tío, tras leer el spoiler puedo decir que es uno de los finales más psicotrópicos que he visto nunca xD Aún así tiene buena pinta esta serie y las portadas molan
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres